DRENAJE LINFÁTICO Y TRATAMIENTO CELULÍTICO

¿Qué es un Drenaje Linfático Manual?

El Drenaje Linfático Manual es una técnica manual suave, secuencial e indolora. El objetivo final es activar la circulación de la linfa, para que ésta no se estanque ni se sature de substancias de desecho o gérmenes nocivos. Las manipulaciones específicas del Drenaje Linfático Manual van dirigidas a favorecer el paso de la linfa hacia los ganglios linfáticos regionales superficiales.

¿Para qué se usa el Drenaje Linfático Manual?

Fundamentalmente el Drenaje Linfático Manual se usa en el área de oncología para el tratamiento de linfedemas y edemas linfoestáticos, pero también en edemas por embarazo, faciales y traumáticos así como postoperatorios. En medicina estética, se lo utiliza para el tratamiento de celulitis, acné, edema de párpados, retención hídrica en general y para mejorar la cicatrización. La clave del éxito del drenaje linfático manual después de una cirugía estética está en el drenaje de las proteínas de los edemas linfáticos que no son capaces de drenarse por medios instrumentales. (Por ejemplo, la Presoterapia usa un aparato, que drena solo líquido intersticial y es muy usado en estética postoperatoria, pero no drenan las proteínas).

Los beneficios del drenaje linfático

El sistema linfático colabora estrechamente con el sistema inmunológico, por lo que el drenaje linfático manual mejora de manera general el estado de salud y ejerce un papel muy beneficioso en el sistema nervioso como para combatir migrañas y dolor de cabeza. El Drenaje Linfático Manual tiene una acción analgésica a través de varios mecanismos, por ejemplo disminuye la presión local por lo que las terminaciones nerviosas libres dejan de ser estimuladas. El consultante entra en un estado de gran relajación. Además por su efecto relajante es muy recomendado para personas con estrés, cansancio crónico y fibromialgia. El tiempo que dura una sesión es variable, pero no inferior a una hora, si se quiere realizar un tratamiento completo.

Nota:

El drenaje linfático es una terapia complementaria con la medicina convencional. En ningún caso estas técnicas sustituyen ni excluyen ningún tratamiento médico o farmacológico y no se llevarán a cabo, si son incompatibles con las prescripciones de dichos profesionales.